El Rincón de AsesorarSueñan los Asesores con un CRM

Rick es Asesor, trabaja solo como el último “mercerianos”, metiendo sus facturas en Contaplus “a pica pica”, como debe ser.

 

Los otros hace ya tiempo que, siguiendo las recomendaciones de iusTime, del Club de Innovación de Despachos, de la Unión Europea, de la ONU, de mi vecina del quinto y del cura de mi pueblo, hicieron caso al lema de:

 

«¡Digitaliza o degenera! ¡Elige!»

 

Todo comenzó, cuando nació el IVA, hijo del ITE. Rick montó su despacho, haciendo todo con la Olivetti y una calculadora comprada en Andorra.

 

Con el tiempo uso Open Aces en un Tandom 286 con pantalla de fósforo verde que era la pera (iba a decir la polla, pero quedaba feo).

Las nóminas y los Tcs salían por la matricial ante el acojone del perro de la vecina que ladraba ante el estruendo.

Los impuestos en la Olivetti a escribir con calca.

Llegó un momento en que todo el mundo se volvió loco y pasó a tener un ERP.

 

Pero Rick se quedó con su Contaplus, quien sabe si amortizando las 5000 pesetas que pagó por él en un kiosko.

El resto como si fueran Nexus-6 se liaron la manta a la cabeza y empezaron a soltar palabras rarunas:

OCR, A3Scan, Matrix (si, si como las pelis), Ubyquo y OCRLoop se cobraron sus primeras víctimas.

 

El siguiente paso hacia la locura, fue un Portal para el asesor.

Quien no tenía uno, no era nadie.

Muchos se metieron en el de A3, Sage Despachos, Sudespacho.net, Netasesor, Biloop o Bilky, tratando de obligar a sus clientes a trabajar allí bajo amenaza de expulsión de la faz de la tierra por el polvo…radioactivo, que a saber que has pensado.

Algunos tuvieron que recular que no por mucho obligar, “tecnologificas” más temprano.

Vinieron después programas de conciliación bancaria, el a3Bank, Ubyquo o Sage, por poner algún ejemplo. Le das a un “botón” y todos los bancos metidos sin sufrimiento de ratón.

Rick siempre pensó que eso no podía ser bueno “Not click, not jizz”.

 

De ahí la gran explosión, con Checklist, agregadores automáticos, programas de tesorería, PowerBi, Automate, gestores de certificados, buzones Dehus, gestores de vídeos, chats, zoom, etc.

Los despachos se volvieron caóticos con tanta herramienta y con la holgazanería de la Administración colocándoles faena.

Muchos de sus integrantes emigraron hacia otros sectores.

 

Pero entonces de las entrañas de la tierra y la informática, surgió una herramienta para dominarlas a todas y al propio despacho: El CRM.

Así que, por increíble que parezca, muchos despachos:

• Sin pensar cuál era el más adecuado y lo que podía aportar al despacho

• Sin planificar la mejor forma y fecha de implantación

• Sin medir los plazos, ni los pasos

• Y sin tener una hoja de ruta o evaluar con que partner hacerlo

 

Se tiraron como “gato a bofe” a por Bitrix, Zoho, Clientify, Salesforce u Odoo.

 

Rick, recuerda con nostalgia aquel tiempo en el que aún tenía otros amigos asesores, que luchaban con CRMs a medio implantar, eran “Kippel”.

Y tú, ¿has visto los pasos necesarios para implantar completamente un CRM que domine tu despacho? O vas a tener un “Kippel”.

“…Kippel son los objetos inútiles, las cartas de propaganda, las cajas de cerillas después de que se ha gastado la última, el envoltorio del periódico del día anterior. Cuando no hay gente el Kippel se reproduce […] cada vez hay más…” Philip K. Dick, ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

 

Que la fuerza te acompañe.