BlogSemanas

Alguien dijo que hay décadas en las que no pasa nada y semanas en las que pasan décadas.

Esto, que igual no es ni bueno ni malo, se convierte en perverso cuando esas «semanas intensas» vienen seguidas o al menos muy juntas.

En ese momento, ni rana dentro de un recipiente calentándose «ni niño muerto» ni «ná de ná», te estresas y punto.

No sabes por donde te van a venir las HOSTIAS, con perdón, pero sabes que pueden ser tan grandes que las tenía que poner con mayúscula y negrita.

Y empiezas a pensar:

– Huelga de transporte, la luz y «la gasofa» por los cielos, hablan de séptima ola, llueve y encima el Barça nos metió CUATRO GOLES CUATRO, y en el Bernabeu ufff que dolor.

Y sigues con:

 – ¿A ver como negocio yo en la reunión de proveedores o con ese cliente rebelde que paga con retraso y que encima me regatea hasta el último céntimo?

Pues esto es como lo comerse un elefante: POCO A POCO Y A BOCADOS

Semanas

Semanas

Pasa del síndrome del impostor, mira tu empresa, mira tu producto, mira tu servicio, mira el porqué te compran y el porqué compran a otros, mira el porqué compras a este proveedor y porqué no compras a otros y:

– Vista, suerte y al toro *

Mientras vamos a por otra semana en la que igual también pasa una década.

Que la fuerza te acompañe.

PD: * Algún día te contaré el origen de esta frase.

PPD: Te daré una pista tiene que ver más con la aviación que con el toreo.