BlogWin Win

Si me sigues en mi canal de YouTube o me has leído alguna vez, habrás visto que en muchas ocasiones hablo de que, aunque desde marzo estamos en un momento de gran zozobra, surgen oportunidades y hay que tratar de aprovecharlas.

Hoy me gustaría ponerte un ejemplo de oportunidad en primera persona. Oportunidad más bien modesta, pero que creo puede servir para que sea capaz de explicar con mayor claridad a que me estoy refiriendo.

Supongo que sabes que las empresas están obligadas a disponer de certificado digital, para entre otras cosas recibir las notificaciones de Hacienda, la Seguridad Social, firmar digitalmente cualquier documento o presentar sus impuestos.

Normalmente el certificado digital, después de un trámite online y una comparecencia personal ante un organismo habilitado a tal efecto, es emitido con un plazo de validez que puede variar desde uno a cuatro años.

Aunque muchas personas tienen interiorizado el certificado de la F.N.M.T., por ser el más popular, esta es una más de las entidades emisoras, pero no es ni mucho menos exclusiva de dicho organismo la emisión de certificados en nuestro país.

Pues bien, cuando en el mes de marzo llegó lo que llegó, como es normal miles de certificados comienzan a caducar. Una gran parte de ellos necesita de una comparecencia personal para su renovación, comparecencia que se torna en imposible, puesto que todo está cerrado y no hay ante quien comparecer.


La Administración reacciona y en el ya legendario Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, prorroga la validez de todos los certificados que caducan durante el Estado de Alarma hasta que finalice el mismo y por ser más exactos la Agencia Tributaria emita un comunicado que indica que admitirá que los trámites se puedan realizar con certificados caducados en dicho período hasta el 1 de agosto.

Pero claro, ¿qué ocurre cuando comienza a entre abrir sus puertas la Administración allá por le mes de junio y todos los certificados caducados van a dejar de ser válidos? Pues que no hay manera de conseguir cita para la renovación o emisión de los mismos.

Y ahí es donde está la oportunidad. En alguna de las sesiones formativas que estuve llevando a cabo (normalmente haciendo rodillo con la bicicleta en mi buhardilla), salta la liebre y la forma de intentar cazarla. Así en aras de dar servicio a nuestros clientes, consigo que mi despacho sea homologado como autoridad de registro. Pudiendo desde entonces emitir certificados digitales.

Aún recuerdo que comenté esta opción con una amiga que tiene un despacho en una localidad cercana y me dijo que no le cuadraba el gastarse mucho dinero y mucho tiempo en un curso de formación para homologar el despacho para emitir certificados. Añadiendo además que no habría más remedio que cobrar por dichos certificados, cuando el de la FNMT se podría decir que es gratuito (cobran una tasa a Sociedades simplemente).

Traté de hacerla ver, que la gente además de pagarnos por tener el certificado en sí mismo, iba a pagar por el hecho de olvidarse del engorro de estar metiéndose todos los días en dos o tres web para conseguir cita para acudir a  Hacienda o la Seguridad Social para firmar ante un funcionario, después de perder dos o tres horas al menos.

Sea como fuere, por suerte no fui capaz de convencerla. Y cuando dicho con suerte lo digo, porque como habrás adivinado, además de emitir los certificados de nuestros clientes, o los que nos encargan terceros, estamos emitiendo las de todos sus clientes.

Por dicho servicio como no podría ser de otra forma, cobramos un importe qué, aunque no es muy elevado, ya ha compensado lo que nos gastamos allá por el mes de mayo en el curso de homologación.

Siendo este un hecho importante, creo que lo es más el hecho de siguiendo nuestro lema, hemos aportado a nuestros clientes la tranquilidad de evitarle tensiones, esperas, desplazamientos, luchas con este o aquel navegador en la web, etc.

Como diría el mismísimo Stephen Covey una oportunidad de Win-Win, ganamos nosotros y gana nuestro cliente.
¿has buscado o estas buscando oportunidad Win-Win para tu negocio?

Si quieres que te ayude a encontrarlas, ya sabes donde me tienes.