Blog

De los tipos de clientes:

Cuando me reúno con empresarios y hacemos una revisión completa de su empresa, hay un apartado en el que me gusta prestar especial atención: el de los clientes.

Aunque parezca extraño en muchas ocasiones los que parecen ser los “muy y más mejores clientes del mundo mundial” realmente son los “muy y más peores clientes del mundo mundial” que diría el mismísimo Forres Gump.
¿Por qué ocurre esto?
Pues la inmensa mayoría de las veces porque no se revisa en profundidad las relaciones que tenemos con nuestros clientes. Así se viene cobrando un precio “porque si” sin más, o porque se le cobra a todo el mundo o porque es similar a la competencia.

Sin tener en cuenta algunos factores fundamentales, como puede ser, que no se puede cobrar a lo mismo a todo el mundo, porque “cauno es cauno y tiene sus caunás”. Esto es, cada cliente es un mundo y es posible que nuestro producto o servicio, ser sirva o atienda de dispares formas, que puedan perfectamente encarecer nuestros costes, sin que tal encarecimiento se repercuta al cliente.

Suele ocurrir que casi siempre se atiende mejor al cliente peor. Puesto que, por su propia naturaleza, suele ser el más desordenado, el que nos pide las cosas con prisas y a última hora, el que paga mal, el más maleducado y el que más recursos consume.

Por eso considero fundamental el revisar caso por caso como son nuestros clientes. En especial a aquellos clientes de cierta entidad dentro de la empresa. Y cuando digo caso por caso, es revisar no solo los números que la relación con esos clientes arroja, sino también esos otros factores indicados para saber bien, con quien nos estamos jugando los cuartos, nunca mejor dicho.

Estoy seguro de que, si lo haces así, te vas a llevar más de una sorpresa con alguno, que pensabas que era el más rentable y al que aguantabas ciertas cosas, cuando realmente estás perdiendo dinero con él o al menos no obteniendo el margen adecuado, con el coste de oportunidad que ello representa.

Si necesitas ayuda con este proceso, puedes contactar conmigo en pedro@asesoriatoledo.com

Y parar terminar recuerda, que la fuerza te acompañe.