Blog

Cuando entreno en casa, ya sea en la cinta de correr o en la Smart Bike, lo hago mirando las dos pantallas que tengo delante.

Como suelo estar conectado a la plataforma Zwift, en una de ellas, sigo las evoluciones de mi entrenamiento y del que hacen los compañeros que entrenan conmigo (algunos en Andalucía, Galicia, Finlandia o los Estados Unidos de Norteamérica).

En la otra pantalla, en ocasiones aprovecho el momento para recibir formación y en otras pongo una serie, la semana pasada comencé con New Amsterdam.

Serie esta que narra las andanzas de un hospital en Nueva York y que he de reconocer me ha enganchado.

Y me ha enganchado por dos cosas que bien pueden tener traslación al mundo de la empresa.

Así en el primer capítulo (atención spoiler) el nuevo director médico del hospital, se carga un departamento entero, por el hecho de que estaban priorizando el aumentar la actividad de la empresa (y por tanto conseguir esos trabajadores aumentar sus bonus) a costa de la calidad de atención a sus clientes (los pacientes).

La relación entre la empresa y sus clientes no era una relación “ganar ganar”, sino que solo ganaba la empresa. Algo que estaba motivado así mismo, por los incentivos que la empresa había puesto a sus trabajadores: más operaciones más bonus, pues a operar, aunque no haga falta.

Vemos aquí, como un incentivo de recursos humanos, pensando en principio para mejorar la productividad empresarial, a la larga se vuelve pernicioso.

Pero también vemos aquí la valentía del nuevo director: “zas” un departamento al rinchy de un plumazo.

¿Cuántas veces no hemos visto en muchas empresas, cosas mal hechas, que se van dejando pasar por la falta de esa valentía?

Y para terminar hay una frase, que está de manera constante en la boca del nuevo director a todo el personal:

  • ¿En qué puedo ayudar?

El jefe del departamento de Recursos Humanos se pone al servicio de todo su equipo, en aras de mejorar la organización.

Si necesitas mejorar el funcionamiento de los Recursos Humanos en tu empresa, solo te diré una cosa:

  • ¿En qué puedo ayudar?

La semana que viene hablaremos de la otra cosa que me ha enganchado de la serie y su traslación al mundo de la empresa: las emociones.

Que la fuerza te acompañe.