BlogFoto de Sara Cervera en Unsplash

No recuerdo si te he contado la historia del melocotón, pero como mola y viene al pelo, ahí va.

A mi abuelo, como todo hijo de vecino en aquella España de la posguerra le tocó ir a la mili.

Le dieron un billete de tren y zas, rumbo a Atocha.

Foto de Sara Cervera en Unsplash

Foto de Sara Cervera en Unsplash

Por suerte tenían un huertecillo, que les privaba de pasar gazuza, como pasaban muchos en aquellos tiempos oscuros.

Al poco de montar y para aligerar los nervios sacó un melocotón y una navaja.

Le gustaba pelarlo en una única tira y como no era cuestión de tirar “carne”, esa tira era finísima.

Mi abuelo Pedro (de ahí mi nombre), se fijó en una madre y su hija casadera que le miraban ensimismadas.

  • Joder igual piensan que corto esto tan fino, porque estoy lampando. Y la hija mola mazo.

Este pensamiento y otros parecidos, le asaltaban hasta que terminó el pelado.

  • ¿Qué hago? – pensó con una sonrisa, con la navaja y la peladura en una mano y el melocotón en la otra.

Como no podía ser de otra forma, abrió la ventanilla del tren y ante la atenta mirada de ambas, tomó la única determinación posible para salvar su dignidad:

Tirar el melocotón entero y comerse la cáscara.

El hecho fue tan sorprendente que, en ese mismo instante, cautivó a la hija, que con el tiempo se convirtió en mi abuela.

Y tu ahora dirás que es lo que tiene que ver esto con el mundo de la empresa.

Pues si te digo la verdad, yo me pregunto lo mismo.

Pero estarás conmigo que, aunque no venga al pelo, como te dije al principio, la cosa no está mal para estar en noviembre.

Así que prepara toda tu documentación y hacérsela llegar (si no lo has hecho ya) a tu despacho profesional, para que puedan preparar tu final de año y lo puedas planificar con tiempo.

Espero que no te salga a pagar mucho al año que viene, pero si lo miras ahora, verás que es más fácil prepararlo y que te podrás anticipar, así que espero que la tira del melocotón y la fuerza te acompañen.

 

PD: No ceo, que mi abuelo hubiera pensado eso de “mola mazo” o igual si, quien sabe.

PD2: A veces pienso qué, si mi abuelo se hubiera comido el melocotón en lugar de la tira igual mi abuela no hubiera sido mi abuela.

PD3: Y si mi abuela, no hubiera sido mi abuela y hubiera tenido ruedas, por lo que sería una bicicleta

PD4: No conozco a nadie que tena por abuela una bicicleta, pero si a muchos que la tienen por pareja.

PD5: Ya sabes aquel dicho de que lo que peor que te puede pasar, es que tu pareja venda tu bicicleta por lo que le dijiste que te costó.