Blog

No siempre fue KekoTuber de hecho, nació llamándose Francisco, pero pronto aprendió que, si cogía un berrinche, su padre le dejaba la Blackberry para jugar al Brick Breaker o su madre el Nokia para que jugara al Snake. Por lo que KekoTuber, comenzó desde muy joven a ser un auténtico friki de las tecnologías.

Como no podía ser de otra forma, rápidamente con un canal de YouTube al que le quiso dar un nombre original. Terminando el canal por darle nombre a él.

Su gracejo al hablar y don de gentes, hicieron que el canal creciera como la espuma, ganando con el canal como cinco veces lo que ganaba su padre reponiendo en un gran supermercado cuyo nombre no recuerdo, aunque me parece que empieza por merca y acaba por dona.

Como no podía ser de otra forma muy acostumbrado al fenómeno “maker”, KekoTuber se lanzó a buscar asesoramiento free. Por lo que recorrió todos los canales de consejos fiscales y laborales, para posteriormente darse de alta en la Agencia Tributaria y en la Seguridad Social. Comenzando por tanto su actividad de una manera legal.

Como el dinero entraba a raudales, ni corto ni perezoso vio el ordenador portátil más molón que pudo encontrar y lo compró sin más. Iba a pedir factura por el mismo, pero como su padre tenía Amazon Prime, pensó que era una complicación y perdería los gastos de envío.

Al fin y al cabo, comprarlo lo había comprado y lo necesitaba para trabajar, si algún día tenía una revisión de Hacienda, no le costaría mucho demostrar que el ordenador era un gasto deducible. Incluso recordaba a otro YouTuber bastante famoso, que explicaba como él se deducía por todo y nunca había tenido ningún problema.

Con el mismo argumento, se pilló el último modelo de iPhone y el Samsung, puesto que para saber cuál era mejor, no había como tener ambos para poder comparar. A esta inversión imprescindible para todo YouTuber que se precie, le siguieron unas cuantas más:

  • La mesa de estudio más cara del mercado, con un micrófono “megaguachy” con el que saludaba a sus incondicionales.
  • El modelo más caro de Steelcase para “gamers”.
  • El modelo más exclusivo de Apple Watch.
  • Una no menos exclusiva cinta para correr y así poder combatir el estrés entre vídeo y vídeo. Cinta que venía acompañada de los gadgets más inimaginables que existían.

Para que no faltara de nada y por si se ponía a sudar jugando al futbolín Bonzini B90, mandó instalar una bañera de hidromasaje, en un rincón de su despacho-taller de YouTube-oficina progre del altos techos y estilo minimalista, que había alquilado.

Continuará