Blog de Pedro ToledoVENDE MEJOR

Tengo un cliente que, después de tanto tiempo, se ha convertido además en amigo. Tiene un restaurante (y también recibe esta newsletter).

Todo en su empresa es bastante curioso y tiene su razón de ser.

En cuanto a los horarios, solo abre los viernes y sábados para cenar, y los sábados y domingos para comer.

Cierra además dos meses al año:

  • Un de vacaciones
  • En el otro “trabaja” visitando otros restaurantes para observar qué hacen, cómo sirven, qué platos ofrecen, qué precios manejan, cómo es su personal y sus instalaciones, entre otros.

           Atiende únicamente con reserva y, aunque en su establecimiento hay espacio para más mesas, nunca dobla a los comensales y siempre deja una mesa libre.

Según él, está reservada para el Presidente de los Estados Unidos, para Florentino Pérez y para su asesor, en este caso, yo mismo.

Nunca he visto por allí a Biden ni al «tito Flo», pero siempre que he ido, está todo lleno, excepto cuando uno de sus camareros no pudo trabajar debido a una torcedura de tobillo.


¿Por qué?

Porque siempre está atento hasta el más mínimo detalle para que la experiencia de sus clientes sea excelente.

  • Por eso, puede cobrar un 30 % más por sus platos. Por eso, trabaja casi la mitad que su competencia.
  • Por eso, siempre tiene lista de espera. Por eso, posee uno de los negocios más rentables que he conocido.
  • Por eso, nunca se ha perdido un partido o una actuación escolar de sus hijos.
  • Por eso, las personas que trabajan en su empresa están encantadas, aunque cambie completamente la carta cada dos o tres meses.

¿Has pensado alguna vez que es mejor vender menos, pero bien, que simplemente vender mucho y no ser rentable?

Recuerda, tener una alta facturación y muchos empleados alimenta el ego, pero una buena rentabilidad alimenta tu bolsillo y tu vida tanto empresarial como personal.