Blog de Pedro ToledoQué colchones tiene la cosa

¿Conoces las ventajas de la especialización en el mundo empresarial?

 

¿Qué te parece si te digo que hay una empresa que vende colchones de cama a 55.000 euros?

Sí, 55.000 lereles por un colchón cuyo precio de coste seguramente no alcance los mil pavos.

 

Pues existe una empresa llamada Vispring que se describe a sí misma como:

 

“El puto Rolls-Royce del descanso, donde cada muelle cuenta su historia desde 1901”.

Todo esto está envuelto en una leyenda, como aquella que afirma que estuvieron a punto de salvar el Titanic.

Sí, has oído bien: cuentan sus comerciales que, en el momento de zarpar, casi se aplaza la salida del Titanic porque faltaban sus colchones en las suites de lujo.

Pero el pedido llegó a tiempo,

Qué colchones tiene la cosa

Qué colchones tiene la cosa

para desgracia de quienes perdieron la vida y para mayor gloria de Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, o mejor dicho, de Jack Dawson y Rose DeWitt Bukater.

 

 

Ponte en situación:

Visitas la exposición y te reciben unos individuos megapijos con cuatro plumeros para quitar el polvo de ciertas zonas del colchón con un plumero diferente.

Te explican, con todo lujo de detalles, que no utilizan ni una gota de pegamento, ¡con lo bien que huele el Loctite, leche!

Además, preguntan sobre la morfología y el peso, así como el uso que se le dará al colchón.

Es decir, no es lo mismo quien se mete en la cama solo a dormir que quien la usa para leer o entregarse a los placeres de la carne.

 

Antes de la compra, te miden y pesan.

Cuando digo que te miden, me refiero no solo a la estatura, sino a más cosas.

Tranky no hablo del filete, sino de la zona lumbar y de los hombros, puesto que ellos los consideran fundamentales para el buen descanso.

 

Los operarios pueden describir cada uno de los 57 tipos de muelles que lleva cada colchón y luego te aseguran que:

“Nos hemos especializado tanto en que el descanso alcance la grandeza, que conseguimos que nuestros clientes duerman como reyes”.

 

Y hablando de realeza, entre sus clientes más distinguidos se encuentran los jugadores del Real Madrid.

Aunque no dan nombres, comentan que un cierto jugador portugués, ahora en Arabia, tuvo un desacuerdo con su amada esposa porque en un momento de pasión usaron la cama de dormir, para el fornicio.

Que desfachatez, cambiar los usos de un colchón así, no me jodas a quien se le ocurre.

Si hubiera sido yo, hubiera aguantado la tentación de yacer con la tal Georgina, antes que mancillar un colchón así.

 

En resumen, no te digo que alcances lo que Vispring ha logrado porque está claro que es un unicornio, pero si una empresa ha logrado una diferenciación tan brutal ¿no puedes lograr tu algo parecido en tu sector?

Ya sabes, que muchas veces para triunfar o eres distinto o eres barato.

Así que diferenciate que colchones tiene la cosa.

 

Tú eliges.

 

Que la fuerza te acompañe.

 

PD: Admite que es una buena excusa, en lugar del clásico “me duele la cabeza”, el “no, en este colchón no se puede”.

PD2: ¿Te imaginas llegar a IKEA y encontrarte con alguien vestido de amarillo y azul, con cuatro plumeros para los colchones?

PD3: Si mi vecina del quinto tuviera uno de estos colchones, ¿descubriría su marido lo que hace con el portero cuando se va a trabajar? Es una pena, ya que es el único en el edificio que no lo sabe.

PD4: La última moda en el mundo de los negocios es invertir en colchones de 55.000 euros, la única inversión que te asegura sueños de oro.

PD5: Si duermo en uno de esos colchones, ¿soñaré con estrategias de marketing infalibles?

PD6: Si me despierto, ¿será todo un sueño, incluido el ROI?

PD7: ¿Es una estrategia de mercado hundida vender colchones al Titanic?

PD8: Tal vez cada muelle tiene su propia historia, incluso sobre cómo flotar mejor. PD9: Para terminar con las bromas, la última: Colchones Vispring, tan cómodos que hasta el capitán del Titanic prefirió quedarse a dormir antes que salir a flote.