El Rincón de AsesorarASESOR O BOMBERO

¿Eres Asesor o Bombero?

En muchos despachos es difícil saberlo, el titular está todo el día apagando fuegos:

Falta alguien de laboral, se ponen “la gorra de asesor laboral” y, zas, a hacer altas, “siltras”, contratos, atender despidos, etc.

Es trimestre, se ponen “la gorra de contable» y, zas, a picar facturas, puntear facturas, escanear, llamar al banco, etc.

¿Y si falla la persona de la limpieza? Pues nada, a jugar a Cenicienta moderna entre escobas y fregonas.

Y no te olvides de la Renta, “gorra de rentero” y trasca que trasca, dale cándela.

 

Y mientras tanto:

 

  • Oportunidades que se escapan, clientes que requieren una llamada y un eterno “ya si luego…”.
  • Congresos y formaciones sobre estrategias o nuevas tecnologías que compras, pagas y cuyas claves se pierden en el limbo de «cuando tenga un rato».
  • Trabajadores que se montan su propio reino de taifas en cada área, haciendo que el cliente final diga: “Esto con Pepito no pasaba”.
  • Servicios no facturados porque alguien olvidó decir que hay que facturarlos o cuotas que no se actualizan.
  • Clientes que protestan más que Vinicius y que encina no son rentables o no lo sabes, porque no se mide nada.
  • Clientes de oro que quieren hablar contigo, pero no pueden porque estás atendiendo al cliente vampiro que está cascando porque le has cobrado 7 euros «de no se qué leches».

 

¿Te suena?

Lo he vivido, pero déjame contarte un secreto: ¡me escapé de vacaciones del 11 al 21 de abril a otro país con otro uso horario.

¿Crees que hace falta un megadespacho para lograr eso?

Nada más lejos de la realidad. Somos 12 en el equipo.

Si yo puedo, TU PUEDES.

De cada 10 gerentes de despachos, 9 trabajan  y 1 PIENSA.

¿Quién crees que vive mejor?

¿Quién gana más?

¿Quieres que pensemos juntos?

Mándame un correo y charlamos sobre cómo.

 

Que la fuerza te acompañe.