El Rincón de AsesorarDisfruta de tu DESPACHO

Corren tiempos difíciles, pero por mucho que creas que nos están tocando las narices los de la Segu, la Inspección de Trabajo solicitando e-mails, los de Hacienda con sus cosillas o los Planes de Pensiones de la Construcción, creo que tenemos una de las profesiones más increíbles del mundo.

Sí, lo que has leído.

A mí me mola mazo, y con cada obstáculo, con cada zancadilla, con cada nuevo desafío, aún más.

Porque, como decía mi abuelo:

«¿Qué sería de nosotros sin los ratos que pasamos en el baño, leyendo un viernes a las 15:17 el Boletín de Noticias Red?»

– ¿Einnnnn??

– ¿En serio?

– 真的 (Zhēn de)

– ¿Pedro, me estás tomando el pelo?

Que va, te lo digo en serio compañero.

Tenemos una profesión en la que, de verdad, podemos ayudar a cambiar el mundo.

Pero de verdad de la buena, no como esos influencers que van diciendo lo “pijamente correcto” aunque no lo crean, o como el «narcopárroco» de «Don Beninosequé» que repartía hostias con viagra, lo que viene siendo el San Miguel Bueno Mártir en versión 2024.

Nosotros sin embargo sí que podemos hacer algo, podemos influir en la vida de las empresas y con ello en todas las personas que están a su alrededor.

Podemos conseguir que ganen más pasta, que tengan menos problemas con sus trabajadores, que vivan mejor, trabajen menos y tengan más tiempo para sus familias y para sus aficiones.

Claro que, para ello, tenemos una serie de retos por delante, retos que, en mi humilde opinión, son la base de nuestra profesión:

1. La gestión del talento de las personas a nuestro cargo (económica, conciliación y formación).

2. La gestión de nuestra cartera de clientes (económica y de relación).

3. La gestión de atención a nuestra cartera (distinta del punto 2).

4. La gestión de los procesos y tecnología.

5. La gestión del marketing (captación y retención).

6. La gestión de la relación con las administraciones.

7. La gestión financiera del despacho.

8. La gestión de disrupciones (IA o robótica en un futuro próximo).

9. La gestión de relaciones con otros despachos o redes (iusTime, Club de Innovación, etc.).

10. La gestión de crearnos nuestro propio consejo de sabios particular.

Quizá algunos de estos retos no te parezcan tales o te falten (si andas cercano a los 60, la gestión de la sucesión) o te sobre (el 2 y el 3 juntos) o que alguno te suene a chino.

Y tú

¿Qué opinas?

Te dejo que des una pensada, mientras disfruta de tu despacho y de tu trabajo en este primer lunes de la semana.

Que la fuerza te acompañe.

PD1: Mi amigo Néstor dice que para él los jueves son el cuarto lunes de cada semana.

PD2: ¿Te imaginas qué aburrido sería un día sin que la Administración nos tocara las narices?

PD3: Bendice a la Seguridad Social, a Hacienda, la Inspección de Trabajo o a todas las «tontás» nuevas que pongan; si todo funcionara como debiera, nuestros clientes no nos necesitarían, o lo que es lo mismo, ¿si no hubiera enfermedades, crees que habría médicos?

PD4: 真的 (Zhēn de) es ¿de verdad? en chino, ya sabes una afición nueva que he cogido este verano.

PD5: Tiempos difíciles para querernos tu y yo, tiempos difíciles queda prohibido el amor. Discrepo totalmente, el amor siempre aflora. En una de las primeras charlas que escuché a José Pedro Martín (Club de Innovación) decía que asesorar es un acto de amor. Totalmente de acuerdo, haz el amor, digo asesora, que me voy a lo único.

PD6: Pero asesora, no rellenes impuestos o despaches nóminas, ASESORA de verdad. No haré otro paralelismo con lo único, pero creo que conoces la diferencia entre una cosa y otra cosa, que son dos cosas diferentes….

PD7: Si ya no disfrutas de tu despacho, es que ya no te va el rock and roll o cambias de mentalidad para que te vuelva a ir la marcha o vende tu cartera ASAP.